Enviat per: oriolvidal | 11/12/2007

Huelga de guionistas

columbia_4022.jpg 

Tropecé con Julia en la Universidad de Columbia. Era uno de los primeros domingos de septiembre y varios alumnos andaban en pleno trajín de matriculación, esa maldita burocracia que tanto había llegado a odiar y que ahora podía contemplar desde la barrera con toda la maldad del mundo. Mi pasión voyeurista, sin embargo, quedó abortada de forma súbita. Una tormenta sacudió el campus y me refugié con mi mujer en la inmensa store que se extendía por toda la planta baja de una de las facultades. Atrapado por ese templo del gadget universitario, empecé a husmear entre la ingente variedad de ropa a la caza de una camiseta de recuerdo, mientras mi esposa se sumergía en unos libros de arte. Fue entonces cuando, sin más preámbulos, se presentó:

-Hola, soy Julia. Un poco mayorcito para cursar una carrera, ¿no?

Era tan desinhibida como preciosa. Tras quedar un instante aturdido por tan inesperado abordaje, contraataqué:

-Bueno, mis ansias de conocimiento son infinitas. Por ejemplo, dime, “Julia la Impertinente”: ¿cuántos años tienes tú?

-En este caso, más o menos como tú, cielo… Soy guionista y he venido a cazar inspiración por aquí… ¿Y tú? ¿Otro querido turista en la Gran Manzana?

-Mmm… De momento, todo han sido atenciones, sí… Pero además de turista, también soy periodista. De Barcelona.

-¿Barcelona, de verdad? Qué sitio más maravilloso, pero… ¿Me dices ya tu nombre, chico de Cataluña?

Quedé orgulloso de los conocimientos de mi contertulia, aunque no tanto como por el hecho de que a uno y a su tierra lo sitúen en el mapa. Así que, sin prever mayores consecuencias, me dispuse a buscar una ocurrencia más para seguir tan inesperado diálogo -bien, admitámoslo: un flirteo inocentón, pero de esos que hinchan el ego- cuando, sin mayor preámbulo, cálida y salada, su lengua se incrustó entre mis dientes. 

No sé qué me transtornó más: si el balanceo húmedo al que me sometió o la danza onírica de sus ojos, proclives a mi absoluta rendición con un mensaje morse escrito con pestañas: “Calla y déjate llevar.” Debí de cerrar los ojos en plena explosión sanguínea, porque la verdad es que fui incapaz de avistar a mi mujer, que se acercaba incrédula a la escena que de la nada había surgido: un giro narrativo de imprevisibles consecuencias. Probé a excusarme pero fui incapaz de encadenar algo que no fueran balbuceos. El tartamudeo resultante derivó en la miserable señalización de la culpable, como al niño que pillan con otro robando chuches. Mi estupidez, sin embargo, no alteró lo más mínimo a Julia, que se limitó a mirarnos, sonreír, encogerse de hombros y declararse en huelga. Desapareció y lo dejó todo sin sentido. 

Anuncis

Responses

  1. Per què la vida no podria ser així de tant en tant?
    Encara que no hi hagués hagut petó…
    Potser perquè no hi ha prou gent disposada a “deixar-se portar”?
    algun dia tanta seguretat ens acabarà asfixiant.
    bon relat, Mr. Vidal. si me’l cedeixes el presento a un concurs! he he…

  2. Impressionant? Es un relat real? Et feig fent guions a Hollywood Ury-fici. Ets bo, de veritat. Ja he vist que ets una mica ‘fàcil’. Aviam si un dia t’enganxa algú pels carrerons de la tele. Petons.

  3. Què bonic 🙂

    Divertim-nos fins a morir!!!

  4. Està molt bé! M’he imaginat fent la “miserable señalización de la culpable”.

    L’únic que m’ha semblat inversemblant és el “chico de Cataluña”, però com que la Julia ha estat a Barcelona, li concedirem el benefici del dubte (es diu així, oi?).

  5. Quin somni tan curiós, no? 😉
    I quin neologisme tan suggestiu! El teu vessant eròtic es desferma lentament cap als ury-ficis…
    Volem marro. Marro volem.

  6. Relat fictici? Real? Desig? És coneguda Catalunya per la gent de Nova York? Somni?

    A veure si us poseu d’acord, nanos. De fet, si us ajunteu i sumeu els ingredients que cadascú ha comentat us sortirà la recepta d’aquest conte.

    Volia escriure un article però no em sortia res. Bloquejat, un pensament: “El cervell està en vaga, com els guionistes…”. Em va donar per reivindicar-los a través d’un relat i va sortir això.

    Ficció: la femme no es deia Julia, sinó Stephanie.
    Realitat: no us obstrueixen la boca, tot sovint?
    Desig: que la dona no es prengui el recordatori d’aquest episodi com un furgar en la ferida.
    Somni: sempre havia volgut estar a l’store de la Universitat de Colúmbia; vosaltres no?
    Dubte territorial: els novayorkesos segur que no serien els perdedors del Trivial jugant contra compatriotes d’altres Estats.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: