Enviat per: oriolvidal | 12/09/2010

Mad Men: elogi personal al 4×07

Excelentes críticas universales, entre poéticas y flipadas, como merecen lo bello y lo sublime. “Mad Men” es el mundo más compacto presenciado en televisión. Se impone en el podio porque “El ala oeste de la Casablanca” –por cierto, también con Elisabeth Moss– adolecía de ciertas concesiones al espectáculo que aquí no proceden. Enorme.

El episodio, puro teatro mayúsculo, entre la tragedia y la coña (¡la vida!), supone, ante todo, un antes y un después. Un amanecer en la vida de Don Draper (¿seguro?, ¿hasta cuándo?); un clímax que se transformará en bisagra argumental. Magnífico.

Pero luego tenemos que ser justos: si hay capítulos así de gloriosos es porque los demás han tejido el “crescendo”, el laberinto, la asfixia, como bestias esclavizadas.

Ya que algunos se obstinan a mezclar fútbol con merinas, este episodio es un heroico Van Basten que aparece, tan artístico como letal, para resolver el juego épico teñido de naranja.

Advertisements

Responses

  1. Segueixo sense veure sèries, tot i que després de llegir-te m’estan entrant ganes. Salut, URY.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: